Zori

|


A menudo leemos en los timelines que ya la gente se esta decepcionando demasiado de las telenovelas que nos están ofreciendo últimamente, y es que como hemos dicho en notas anteriores, nos están queriendo tomar el pelo para vender sus productos y hacer dinero.

La verdad es que hay muy poco para elegir en las barras telenoveleras de las principales cadenas productoras, cuando no van desde una trama absurda, es con un elenco pésimo.  Pero como ese no es nuestro tema, entremos en materia.

Muchos escritores no entienden aún lo que significa la innovación y siguen manejándose con escenas que ya estamos hastiados de ver en las novelas, como son los denominados circos. Un circo es una situación en la cual se arman eventos en la novela para atraer rating y que pasan cosas inexplicables, pero que al público le gusta porque por lo general le dan risas, náuseas, tristeza…

Otras veces, se basan en los llamados clichés,  que son situaciones que de antemano sabemos lo que va a pasar porque lo hemos visto inmensidad de veces.

La mayoría de historias nacen entre dos personas de distintas clases sociales, un rico y un pobre, esto hace la cosa más interesante porque podemos manejar como ve la situación cada clase social, pero ¿qué tal seria una novela en la que el amor sea pobre? O sea, que ninguno tenga que presentarle al otro a la familia adinerada que no va a aceptar ese amor, o ¿qué tal si los protagonistas inician la novela ya cuando son novios, o están casados? Y nos ahorran todo ese rollo de empezar la historia, muchas veces cuando son niños, lo cual es muy común en Televisa.

Yo no se a ustedes, pero a mí me encantan las novelas en las que las villanas se luzcan, es decir, que sean mujeres hermosas, pero sin corazón y capaces de hacer lo que sea para justificar su maldad. O cuando las villanas se enfrentan entre ellas y no sabemos cual sea peor. Siempre voy a recordar los personajes de Inés (Catherine Siachoque) y Ágata (Lupita Ferrer) en la novela “Pecados Ajenos”, cuando se despedazaban entre ellas sin dejar de hacerle la vida imposible a la protagonista. Asimismo, una Fernanda Del Castillo, interpretada por Aylin Mujica en la telenovela “Corazón Valiente” será inolvidable. Y podemos seguir mencionando a esos malvados como Martin Hierro (Miguel Varoni) en “Más sabe el Diablo”, que nos han puesto los pelos de punta, bien estructurados y con temas que no se salen del contexto de la trama.

Otra cosa que es muy común en las novelas es que usan las mismas profesiones para los protagonistas, mayormente el rico es propietario o heredero de una gran cadena de hoteles, un poderoso buffet de abogados, una agencia de viajes o una constructora… pero no he visto aún florecer el amor entre un carnicero y una cajera de un supermercado, que son temas mucho mas reales y están mas cerca de nuestra realidad.

Algo que ya se ha perdido es el hacer telenovelas de época. Aquí se narran acontecimientos de la historia, pero se requiere de una producción bastante elaborada y detallada para su realización. Esos hermosos vestuarios, escenografías, locaciones, que salen muy costosos a las empresas ha sido el detonante para su poca realización.

El gran escritor venezolano Martin Hann quiso innovar creando una novela entre misterio y risas cuando escribió para Venevisión en 2012, la telenovela “Mi ex me tiene ganas”, cosa que para nada pegó porque lo cómico de la historia no dejaba concentrarse en el misterio. Quizás usó el tema del misterio para atraer a su público, pero al relacionarlo con el tema de los ex, nos dejó sin frio ni calor.

Sin dudas hay mucha tela de donde cortar en este tema, pero hasta aquí mis líneas de hoy. ¡Espero que las disfruten! 

Síguenos en twitter para +Ratings, +Vídeos, +Fotos, +Info, +Exclusivas 

Publicar un comentario Disqus

 
Arriba